¿QUIÉN ES DIOS?

Dios es amor, poder y esplendor, y Dios es misterio. Sus caminos están muy por encima de los nuestros, pero aun así, él llega hasta nosotros. Dios es infinito pero está cercano, tres y sin embargo uno, que todo lo sabe y todo lo perdona. Pasaremos la eternidad manteniendo una relación cada vez más profunda con Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

A pesar de la distancia que exige el pecado, Dios se ha revelado de incontables maneras. La Biblia es la historia de Dios en sus esfuerzos por reconectarse con sus hijos, y es un importante método que Dios usa para alcanzarnos. La Biblia es un mosaico de escritores, estilos y perspectivas, y revela a un Dios siempre creativo y paciente, que sigue buscando la forma de restaurar nuestra relación con él. Aunque escrita por gente común, mediante el Espíritu penetra nuestro corazón, abre nuestros ojos y nos convence de que vivamos para él.

Dios el Padre llegó hasta nosotros de la manera más dramática por medio de su Hijo Jesús, que escogió no solo visitarnos sino llegar a ser uno de nosotros. Jesús nació como humano para que podamos renacer en el Espíritu, nos mostró el amor y el carácter de Dios, y hasta qué extremo estuvo dispuesto a llegar Dios para salvarnos de la autodestrucción. Lo que no podíamos hacer por nosotros mismos, Jesús lo hizo por nosotros, pagando el precio por nuestros pecados, muriendo en nuestro lugar para que podamos vivir para siempre. Por la resurrección conquistó la muerte, y prometió regresar para llevarnos al hogar.

Mientras tanto, Dios no nos ha dejado solos. El Espíritu Santo está aquí para consolarnos, guiarnos y transformarnos, para que vivamos como testigos del amor de Dios. El mismo Espíritu que inspiró a los profetas y capacitó a Jesús, que dio forma a las Escrituras y creó el mundo, nos capacita también a cada uno de nosotros.

El Espíritu activa “el cuerpo de Cristo”, la iglesia, mediante los dones espirituales y una humilde actitud de servicio y compasión.

La Biblia. Antigua, intemporal y una obra maestra de la literatura, nos revela la función de Dios en la historia humana, nuestro lugar dentro del plan de Dios y la verdad, para guiarnos y protegernos del engaño.

La Trinidad. Dios, el inmortal, todopoderoso y plenamente amante, es una relación del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el único ser digno de nuestra adoración. Dios es nuestro Creador, Redentor y Amigo. Dios el Padre. Dios el Padre es la fuente de todo amor y vida. Envió a su Hijo para salvarnos de nuestros pecados y de nosotros mismos, y para mostrarnos cómo es él. Dios el Hijo. Jesús se hizo humano para salvarnos. Por su medio —nuestro ayudador, abogado y Redentor— podemos comenzar de nuevo. Nos está preparando el cielo, y regresará a llevarnos con él.

El Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos inspira, nos capacita y guía nuestra comprensión. El Espíritu toca nuestro corazón y nos transforma, renovando en nosotros la imagen de Dios con la cual fuimos creados.





LAS SAGRADAS ESCRITURAS

LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Antigua, intemporal y una obra maestra de la literatura, nos revela la función de Dios en la historia humana, nuestro lugar dentro del plan de Dios y la verdad, para guiarnos y protegernos del engaño.

 

Las Sagradas Escrituras. Las Sagradas Escrituras, que abarcan el Antiguo y el NuevoTestamento, constituyen la Palabra escrita de Dios, transmitida por inspiración divina mediantesantos hombres de Dios que hablaron y escribieron siendo impulsados por el Espíritu Santo. Por me,dio de esta palabra, Dios ha comunicado a los seres humanos el conocimiento necesario para alcanzar la salvación. Las Sagradas Escrituras son la infalible revelación de la voluntad divina. Son la norma del carácter, el criterio para evaluar la experiencia, la revelación autorzada de las doctrinas, y un registro fidedigno de los actos de Dios realizados en el cursode la historia (2 Pedro 1:20-21; 2 Timoteo 3:16-17; Salmos 119:105; Proverbios 30:5-6; Isaías 8:20; Juan 17:17; 1 Tesalonicenses 2:13; Hebreos 4:12)

Leer más




LA TRINIDAD

LA TRINIDAD

Dios, el inmortal, todopoderoso y plenamente amante, es una relación del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el único ser digno de nuestra adoración. Dios es nuestro Creador, Redentor y Amigo.

 

Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Este Dios uno y trino es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana, no obstante lo cual se le puede conocer mediante la propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación (Deuteronomio 6:4; Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14; Efesios 4:4-6; 1 Pedro 1:2; 1 Timoteo 1:17; Apocalipsis 14:7).

Leer más




EL PADRE

EL PADRE

Dios el Padre es la fuente de todo amor y vida. Envió a su Hijo para salvarnos de nuestros pecados y de nosotros mismos, y para mostrarnos cómo es él.


EI Padre. Dios el Padre Eterno, es el Creador, Origen, Sustentador y Soberano de toda la creación. Es justo, santo, misericordioso y clemente, tardo para la ira y abundante en amor y fidelidad. Las cualidades y las facultades del Padre se manifiestan también en el Hijo y el Espíritu Santo (Génesis 1:1; Apocalipsis 4:11; 1 Corintios 15:28; Juan 3:16; 1 Juan 4:8; 1 Timoteo 1:17; Exodo 34:6-7; Juan 14:9).

Leer más




EL HIJO

EL HIJO

Jesús se hizo humano para salvarnos. Por su medio —nuestro ayudador, abogado y Redentor— podemos comenzar de nuevo. Nos está preparando el cielo, y regresará a llevarnos con él.

Dios el Hijo Eterno es uno con el Padre. Por medio de él fueron creadas todas las cosas; EI revela el carácter de Dios, Ileva a cabo la salvación de la humanidad y juzga al mundo.Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre, Jesús el Cristo. Fue cancebido por el Espíritu Santo y nació de la virgen María. Vivió y experimentó tentaciones como ser humano, pero ejemplificó perfectamente la justicia y el amor de Dios. Mediante sus milagros manifestó el poder de Dios y éstos dieron testimonio de que era el prometido Mesías de Dios. Sufrió y murió voluntariamente en la cruz por nuestros pecados y en nuestro lugar, resucitó de entre las muertos y ascendió al Padre para ministrar en el santuario celestial en nuestro favor. Volverá otra vez con poder y gloria para liberar definitivamente a su pueblo y restaurar todas las cosas (Juan 1:1-3, 14; Colosenses 1:15-19; Juan 10:30; 14:9; Romanos 6:23; 2 Corintios 5:17-19; Juan 5:22; Lucas 1:35; Filipenses. 2:5-11; 1 Corintios 15:3-4; Hebreos 2:9-18; 8:1-2; Juan 14:1-3).

Leer más




EL ESPÍRITU SANTO

EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo nos inspira, nos capacita y guía nuestra comprensión. El Espíritu toca nuestro corazón y nos transforma, renovando en nosotros la imagen de Dios con la cual fuimos creados.

Dios el Espiritu Eterno estuvo activo con el Padre y el Hijo en la creación, la encarnación y la redención. Inspiró a los autores de las Escrituras. Infundió poder a la vida de Cristo. Atrae y convence a los seres humanos; y a los que responden, renueva y transforma a la imagen de Dios. Enviado por el Padre y el Hijo está siempre con sus hijos, distribuye dones espirituales a la iglesia, la capacita para dar testimonio en favor de Cristo, y en armonía con las Escrituras la conduce a toda verdad  (Génesis 1:1-2; Lucas 1:35; 4:18; Hechos 10:38; 2 Pedro 1:21; 2 Corintios 3:18; Efesios 4:11-12; Hechos 1:8; Juan 14:16-18, 26; 15:26-27; 16:7-13).

Leer más





NUESTRAS CREENCIAS
SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE ESPERANZA

NUESTRAS CREENCIAS
NUESTRAS CREENCIAS

Las creencias adventistas tienen el propósito de impregnar toda la vida. Surgen a partir de escrituras que presentan un retrato convincente de Dios, y nos invitan a explorar, experimentar y conocer a Aquel que desea restaurarnos a la plenitud.

Leer más.